domingo, 7 de junio de 2009

Ah

La picadura
primera de un mosquito...
¡Vuelve el verano!

9 comentarios:

Jesús Beades dijo...

Ay

Andoni Rentería dijo...

Aplaudo con los brazos.
Me están acribillando.

(Perdona por responder en verso, Enrique, pero la tentación de continuar tu estupendo haiku con este tanka era irresistible.)

Roberto Gómez dijo...

Me ha encantado la descripción del acto inaugural de todos los veranos.

Un saludo.

Ángel Ruiz dijo...

Por eso estoy tan contento de vivir en Galicia: está lloviendo, hace frío, no hay mosquitos todavía, no nos asamos de calor.

MABS dijo...

Ofú

La caminata
veloz cucarachera
¡Vuelve el verano!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Volvamos
a comprar
insecticidas.

E. G-Máiquez dijo...

Si, JSM:

Jazmín, dama de noche,
insecticidas,
olores del verano
.

Y te agradezco AR (o ACdR) que sigas y hagas un tanka, en pura tradición kyōdō seisaku. La imagen (esos aplausos
o palmetazos) resulta de lo más idónea, y halagadora (para mí, no para los mosquitos).

Tenía la mosca detrás de la oreja (o el mosquito, seamos exactos) acerca de la originalidad de este haiku y he buscado en Frutos Soriano, que efectivamente:

Una moscarda
me anuncia que ha llegado
la primavera.


O:

No me he atrevido
a matarlo: el mosquito
lleva mi sangre.


Pero yo recordaba vagamente algo todavía más explícito, y he ido corriendo a mi Susana Bennet. No, no, aunque siempre sí:

Terco mosquito.
El zumbido de un haiku
toda la noche.


Y así quedaba yo, oyendo un zumbido terco, hasta que he recordado que la fuente que buscaba era de María José Rico:

En la cocina
un zumbido de abeja.
Llega el verano.


Como suele ocurrir cuando uno busca algo, lo tenía ante mis narices.

Dejo a mi mosquito, sin embargo, porque ese sentimiento ambivalente (a pesar de Ángel, que dice que prefiere la lluvia) de la picadura y de la ilusión, no será del todo original, pero es mío.

Gracias a todos.

AnaCó dijo...

¡Viva el retorno del verano!... y de tus haikai.

Fón dijo...

malditos...