sábado, 29 de agosto de 2009

[Me aseguran que no es un chiste]

Una gitana vieja de Jerez le comenta a su médico [del que me dan nombres y apellidos] que ella está encantada con esta epidemia de la gripe A. Había oído muchas veces en el tele que lo bueno es el tiramisú y todas las noches su marido baja a la pastelería La Rosa de Oro, que los hacen buenísimos, y le sube uno, y, ea, para dentro, que más vale prevenir que curar. Entre su familia y sus vecinas ha cundido el ejemplo y ya están todas vacunadas, rebosando salud, como se puede ver...
El médico, tímidamente, sabiendo que va a acabar con el efecto placebo más dulce de la historia de la medicina, le pregunta: "¿Era tiramisú seguro, señora? ¿O tamiflú?

6 comentarios:

Rictus Morte dijo...

jeje, pues que no se lo digan al marido, que después de bajar a la pastelería cada día puede que no se limite a tirarle el pastel a la cara :)

Anónimo dijo...

¿Hay en tu blog alguna entrada que me permita llegar a tus columnas del Diario de Sevilla? Me gustan mucho, pero no siempre me llega el periódico. Si hubiera alguna forma de llegar a ellas a través de tu blog...
Mil gracias.

Carlos

E. G-Máiquez dijo...

Gracias a ti, Carlos. La etiqueta Trampolink enlaza casi todos mis artículos, no sólo los del DS. Son tantos que temo abrumarte, con lo que me gusta que te gusten mucho...

Gracias por la amabilidad.

Embajador en el Infierno dijo...

Y el marido será omnipotente....

Ricardo dijo...

Excelente. Así nos reímos un poco ante tanta alarma...

saname dijo...

Claro, el marido es "omnipotente" porque "pende de la brótola" desde que tuvo un "deslince"