jueves, 20 de agosto de 2009

Scoop!

Oh, Marta Enrile visita mi blog. El mío y el de tío Santiago [para nosotros, Tamarón]. Tras sorprenderme con el dato, se le ocurrió que por qué no hacía una crónica de la fiesta en la que nos encontrábamos. Y yo, cogido entre el agradecimiento y la euforia, exulté que sí, que escribiría mi artículo de hoy sobre el evento, ¡hip, hip, hurra! Cuando me levanté a la mañana siguiente, sin embargo, no lo veía claro, ni eso ni nada, y era lunes. Al final, decidí escribir de Jenaro. Estaba en mi clase, como los anfitriones, y, aunque la fiesta fue muy posh, al puro estilo Waugh, el mal (o, no exageremos tampoco, el regular) goza de más tirón periodístico. El evento, además, ya lo cubre Casas de Ciria. Incluso me retrata en la foto nº 5.

9 comentarios:

Ángel Ruiz dijo...

¡Un artículo excelente!
Y no me da ninguna envidia la fiesta: ¡qué calorón debía de hacer! Aquí, hoy, -¡gracias, Señor!- llueve.

E. G-Máiquez dijo...

Muchísimas gracias, Ángel. Por cariño al susodicho, tenía bastante ansiedad con que el artículo funcionase.

Dal dijo...

¡Me mondo!. ¡Jenial!

carmen dijo...

Articulazo, con humor y fondo en tu más puro estilo.

Por favor no hables del Restaurante Antonio que se está poniendo de moda y se lo van a cargar.

Antonio Rivero dijo...

Articulazo... Tienen humor hasta los enlaces... El pobre Jenaro iba a la deseperada...

batiscafo dijo...

Jo, qué bueno. Lo de la liquidez me ha encantado.

Pablo dijo...

Si te sirve de consuelo, Jenaro a mi tampoco me propuso ninguna inversión... aunque estuvo tanteandome ;)

Lamarque dijo...

El artículo es muy bueno.
El segundo enlace es de risa; elevar uno de esos cumpleaños de apellidos compuestos a la categoría de noticia.


.

E. G-Máiquez dijo...

Muchas gracias a todos, incluyendo por supuesto a Lamarque, que elogia lo mío, que es lo que me importa. El segundo enlace uno más bien lo ve de sonrisa a lo Waugh, pero para gustos hay colores y no vamos a discutir por eso. Ahora sólo queda que a Jenaro, desde Soto del Real, le guste. Ojalá le vea la gracia.