viernes, 28 de agosto de 2009

Vaya contradiós

Saramago es la pera. Ha decidido que el culpable de la muerte de Abel no fue Caín, quia. El culpable fue Dios, al que señala "como el autor intelectual al despreciar el sacrificio que Caín le había ofrecido". Es como si, porque no aprecio tanto la literatura de Saramago, yo fuese el culpable de que un fan del portugués de esos que escriben encendidos comentarios en la noticia de El País o él mismo, sin ir más lejos, me pegara una paliza. Al menos, sería el culpable intelectual, que siempre viste más. No se me ocurre otra manera de que me consideren intelectual los que reparten los coeficientes de intelligentsia. Las implicaciones que ese digamos pensamiento tendría en la sociedad, en la educación, en el mismo Código Penal, suponiendo que alguien se lo tomara en serio, que es mucho suponer, serían devastadoras. Mientras tanto, hay que reconocer que Saramago dice una verdad: Caín, su próximo libro, está lleno de humor. Yo no lo he leído, ni lo leeré, pero me parto de risa. Si no le veis la gracia, podéis visitar su blog y visionar el trailler promocional al puro estilo Hollywood y leer, si os encontráis con fuerza, la carta que ha escrito su directora comercial, Pilar del Río. Qué tropa, tú.

26 comentarios:

José Luis dijo...

Está claro que Saramago no domina las nociones de imputación objetiva y relación de causalidad.

Sorprende que el ateo niegue que Caín, solito, se bastaba y se sobraba para matar a su hermano.

Como urdidor de misterios el tío es inefable: cuatro sospechosos sobre la faz de la tierra (Caín, Abel y los papás)y resulta que el culpable es Dios.

T dijo...

Es que todos éstos, al final, niegan la sacratísima libertad del hombre para elegir el bien o el mal. Y cuando se empieza por negar esa libertad primera, todas las demás negaciones vienen por añadidura.

Embajador en el Infierno dijo...

Ya estamos con las pretensiones "transgresoras". Si Saramago tiene que recurrir a esas imbecilidades supuestamente originales para vender su libro, tenemos una señal clara de que si alguna vez este señor tuvo imaginación (no lo se porque no he leído ningún libro suyo) hace tiempo se le acabó.

Creo que no hay que caer en la trampa de dar cancha a estas pésimas técnicas de márketing. Se han vuelto tan frecuentes que ya resultan aburridas.

Máster en Nubes dijo...

Suelo leerte en silencio, pero hoy me ha podido el "tema": Saramago puede ser un pelmazo de espanto, o a mí me lo parece. Dicho con todos mis respetos.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Negar el concepto de responsabilidad moral es el primer paso para abogar por una sociedad donde predomine la obediencia ciega, que es a donde apunta la filosofía que sustenta a Saramago y a otros como él. Tú lo has dicho: qué tropa.

E. G-Máiquez dijo...

Yo estaba con Embajador en que el tema no compensa airearlo, y lo comentaba aquí para no hacerlo en la prensa, pero los comentarios están siendo tan suculentos, que no sé, no sé si lanzarme. Gracias a todos.

AFD dijo...

Lo que cae más gordo es que por un lado aseguren —Saramago y Pilar— que es literatura pura, y que por el otro traten de estremecernos con promesas de transgresiones teológicas. Si Caín está tan bien escrito como ese "engendro" y "chorro de absurdos que un hombre solo sería incapaz de inventar," i.e., el Antiguo Testamento, sería una novela estupenda. Lo malo es que cuando un escritor ateo es incapaz de reconocer las alturas literarias de la Biblia... Me imagino que también la Iíada puede verse como un chorro de absurdos...
En fin, si lo quieres llevar a la prensa, quizá tendrías que leer al menos parte de la novela, Enrique... Lo siento por ti, pero no estaría mal leer tus críticas al nivel estrictamente literario.

E. G-Máiquez dijo...

Admirado Alfredo, acabas de darme un argumento definitivo para no llevarlo a la prensa. Gracias. Y magníficos los otros argumentos.

Enrique Baltanás dijo...

Los disparates de Saramago, sin necesidad de soportar la novela:
http://www.elcorreodeandalucia.es/noticia.asp?idnoticia=4424170098093097091097424170
Encima, sin el menor rebozo, se declara judeófobo.

Manupé dijo...

Como dijo Tarradellas, ya estoy aquí.
Así que de vuelta, sano y salvo y al fresquito de una tarde de Agosto no se me ocurre mejor regreso a la monotonía que apuntarme en tareas pendientes leerme el nuevo libro de Saramago.
No se si me va a gustar o no, si es pura estrategia de ventas o si es un bluff como alguno que otro de los que ha firmado y he leido. Si tengo algo claro, que al menos podré opinar con conocimiento de causa. Yo no me permito dudar de la imaginación y capacidad de todo un premio Nobel sin ni tan siquiera haberlo leido. Otra cosa es que no te guste, o que proclames a los cuatro vientos tu intención de no leerlo jamás, que me parece legítimo y muy respetable, pero hacer crítica de un libro que no se va a leer y por añadidura de un autor al que no se lee me parece con todos mis respetos, excesivo.

Saludos.

carmen dijo...

El que es causa de la causa es causa del mal causado? Pretenden eliminar el concepto de responsabilidad y las consecuencias de los actos para negarnos nuestra libertad. Es aterrador

Rafael G. Organvídez dijo...

¡Qué aburrido es Sara Mago!

Lamarque dijo...

Pues a mí me ha parecido muy poético eso que dice de que a él quien le salvó fue Pilar, su traductora.
D. Enrique, ya podría habernos salvado a Chesterton, que es ud. terrible.

.

E. G-Máiquez dijo...

¡Bien llegado, Manupé, y con todo el ardor guerrero de siempre! Es excesivo, pero necesario. Si para formarnos un juicio de cada autor tuviésemos que leerlo no llegaríamos nunca. Un artículo bonito (si se escribe bien) sería cómo y por qué no leer libros o Los fundamentos del prejuicio. (Me lo apunto como tema, y te debo otra.)

Y terrible Lamarque, entiendo que usted quiere decir que podría haber salvado a Saramago a lo Chesterton, agarrándome al pilar de su traductora. Pero es que suena (de música de fondo) muy poco romántico y, demás, Gilberto le hubiese dado con una buena quijada de burro, creo, a lo Caín, precisamente. El orondo inglés no gastaba bromas con (ni para) tontos y menos con cosas de creer. Pero le agradezco mucho el piropo. Umm, "terrible" suena bien, ¡quién lo pillara!

Anónimo dijo...

¡Cómo escuece el portugués! Como buenos críticos ya lo habéis condenado a las llamas eternas sin ni siquiera pretender leer la novela. Y el inefable Baltanás, agazapado en su propia mediocroidad, y tal como acostumbra fruto de su nula capacidad de lectura y análisis, estigmatiza al escritor con un calificativo que sólo percibe su calenturienta mente de frustrado escritor, al que no lee ni sus amigos. Don Enrique, te puede el rencor y la mala leche.

E. G-Máiquez dijo...

Último anónimo, publico tu comentario con el entendido de que ese último "don Enrique", el de la mala leche y el rencor, soy yo obviamente. Y Saramago, me parece muy bien que lo leas con fervor, te pega (no en el sentido caínita, tan disculpable, parece, por otra parte) y lo mejor es que nos des a nosotros un poco de nuestra propia medicina y nos castigues con el látigo de tu indiferencia.

Atiza dijo...

Los comentarios de la tal Pilar, son de traca. Y medio acaba diciendo que "Es literatura en estado puro".
Y se queda tan hueca, oye. Pero qué cara mas dura.
¿Tropa? El ejército de Pancho Villa.
Muy buena, como siempre, la entrada. Un placer.

Embajador en el Infierno dijo...

Manupe- Seguramente hubo un tiempo en el que de un Premio Nobel se esperaba algún comentario inteligente durante la presentación de uno de sus libros. Hoy en día se asume que va a transgredir con ocurrencias de adolescente narcisista.

En fin, supongo que de la misma forma que hay masoquistas del cuerpo, hay masoquistas del espíritu para los que no cabe mayor placer que el que su ídolo abuse con el mayor descaro de sus inteligencias.

Oye, a otros nos pone De Maistre. Tiene que haber gente pa to. Supongo.

Enrique Baltanás dijo...

Curioso: los amigos no me leen, y los enemigos (al parecer muy detenidamente), sí.
Lo de enemigos lo digo por decir: a nadie tengo por tal.
Ah, y Machado, antes que el marido de Pilar del Río:
La envidia de la virtud
hizo a Caín criminal.
¡Gloria a Caín! Hoy el vicio
es lo que se envidia más.
(Campos de Castilla)

Anónimo dijo...

El Enrique al que me refería era el Baltanás, pero tú, Máiquez, no mereces más respeto. Perteneces también a la tribu de los mediocres amargados que sólo vomitan mala lecha, la que mamaron. No te preocupes, no perderé ni un segundo más en este estúpuido foro de amargados. Sois muy poquita cosa.

Andoni Rentería dijo...

Jo, dos días sin pasar por aquí y la que se ha montado... Yo leí con gusto y en portugués el Memorial del convento y algún otro, pero desde el Nobel me aburre soberanamente y no consigo terminar ninguno.

El último anónimo se retrata a sí mismo y no merece mayor comentario, pero para que Enrique no tenga que lidiar solo con tanto troll suelto, y aunque no le haga falta, aquí tiene mi respeto y mi apoyo. No es necesario compartir todo lo que se diga en este foro para reconocer que es una compañía estupenda, estimulante y llena de peros, o sea, de pensadores.

Un abrazo.

Adaldrida dijo...

Enrique, eres genial, y para que conste lo pensaba ya antes de tenerte como amigo, justo cuando vio la luz Casa propia. La única mediocridad que se puede unir a tu nombre es la de que este pedazo de poemario sea mucho mejor que Ardua mediocritas...
Tus libroas hablan de ti, y eso ningún anónimo cobarde lo puede borrar.
Y Baltanás es un señor, sin amargura ninguna.

Manupé dijo...

Que casualidad Embajador, a mi también me encanta De Maistre. Su libro Voyage.... me parece fantástico, no como los de su hermano Joseph ( coincidirá usted conmigo), mediocre, sectario,ramplón y muy por debajo de Xavier.

Y sí, como dijo Belmonte cuando le presentaron a Ortega y Gasset y supo que era filósofo:
"Es que hay gente pa tó".

Saludos.

E. G-Máiquez dijo...

Je, je, Manupé, hablando de Caín y Abel, y lo tuyo si que es un buen quijadazo entre hermanos... Coincido contigo a medias: Xavier es delicioso, y es mi mejor agente de viajes (¡umm, alrededor de mi cuarto!!), pero Joseph es grandioso.

Embajador en el Infierno dijo...

Manupé- me temo que la coincidencia.... en fin, que es más bien inversa. Con Pepito De Maistre me ocurre una cosa que creo que no me ocurre con ningún otro escritor: no me entero de nada, pero me encanta simplemente leer lo que escribió. Ni siquiera me mueve la esperanza de llegar a entenderlo.

Confieso que de Xavier no sabía ni que existía.

Y si, precisamente estaba pensando en el torero aquel, que en el fondo tenía más razón de lo que aparentaba.

E. G-Máiquez dijo...

No me sea humilde, Embajador, que sí se entera.