miércoles, 6 de junio de 2012

Contrarreloj o contrapasso

Ambas a la vez, es la genialidad de Dante, que lo vio tal cual pasa (tal cual pasa corriendo). 

6 comentarios:

Ununcuadio Uuq dijo...

Me ha gustado mucho el artículo... Precisamente ando dando vueltas de que la huelga como tal se ha quedado anticuada... Que hay que descubrir un nuevo modo de protesta que no nos haga más improductivos, y justo le leo que para salir de la crisis hay que trabajar. Gracias!!

Enrique García-Máiquez dijo...

Qué bien visto, el aire decimonónico de la huelga. Eso tiene un artículo precioso. ¿Podría robártelo?

Ununcuadio Uuq dijo...

Claro, usted sabrá más del tema y me encantará leerle...
Quizá es demasiado "utópico" y solo sirve para el caso de estudiantes, pero yo haría una huelga en forma de congreso en la calle o en las sedes de gobierno, con catedrático y la gente cogiendo apuntes, y hasta con posibilidad de convalidación (esto último en broma...) ;)

Anónimo dijo...

También Ortega patrocinaba que se inventara un procedimiento,menos pedestre que la huelga, de solución de conflictos laborales. Lo dice ante una huelga de los trabajadores madrileños de panadería (creo que los llamaba "artistas de la galleta").
Jilguero.

Enrique García-Máiquez dijo...

Acabo de leer un texto que confirma y explica a la perfección la idea de Ununcuadio Uuq y que quizá me libera sindical-mente de tener que escribir yo nada. aquí.

Ununcuadio Uuq dijo...

Gracias por el enlace. De todas formas, me gustaría saber si se le ocurre alguna otra forma de protesta, para empezar a "institucionalizar" algo...
:)