viernes, 29 de junio de 2012

Epigrama 6 de Tomás Moro

Ya llegué a puerto. Adiós, Esperanza y Fortuna, 
me libré de vosotras. Jugad ahora con otros. 


Es un epitafio tremendo, ¿verdad? Y paulino, de paso. 

10 comentarios:

Ignacio Trujillo dijo...

Muy a propósito para el día de hoy.Al final sólo quedará el amor.

José Luis Sevillano dijo...

El origen está en Páladas de Alejandría (Antología Palatina X 49). Este epigrama (por la traducción de Carlos García Gual en Antología de la Literatura Griega, Alianza) me inspiró un poema que aparece en mi libro "La victoria en la derrota": el que lleva por título "Despedida de guiñol".

Enrique García-Máiquez dijo...

Ahora mismo bajo a releerlo, José Luis. Qué buen gusto el tuyo, coincidiendo nada menos que con Tomás Moro.

Gracias por la información, la de Páladas y la tuya, que se me habían pasado ambas.

José Luis Sevillano dijo...

Por cierto. Al ver tu entrada he ido a releer el originald de Páladas y mi poema; y me doy cuenta (ahora, siete meses después de la publicación) de que falta un verso: el 5º. He dejado la versión completa en mi blog: anaquelespolvorientos.

Enrique García-Máiquez dijo...

Justo subía de leerte, aliviado, porque tu versión es muy libre y no me falla la memoria por no haber relacionado ambos textos. El tercero en concordia, que he visto que tampoco era original, el de Páladas, sí que es clavado al de Moro.

¹Elpi¿doj ou)de\ Tu/xhj eÃti moi me/lei, ou)d a)legi¿zw
loipo\n th=j a)pa/thj: hÃluqon ei¹j lime/na.

“Paso ya de Esperanza y Fortuna, no me preocupan
sus posibles engaños: llegué al fin a puerto”

Ah, y gracias por ponerlo en tus Anaqueles y completo, además. Así me ahorro de copiarlo aquí. Te lo aplaudo allí.

Enrique García-Máiquez dijo...

Las letras griegas, que corté y pegué, han salido más bien en chino. Lo siento.

José Luis Sevillano dijo...

Sin duda, Tomás Moro es un hombre para la eternidad.

Angel Ruiz dijo...

Me pongo a buscar el original. Esto es, no la variante de Paladas (Anthología Griega 9.42):
ἐλπὶς καὶ σύ, Τύχη, μέγα χαίρετε: τὸν λιμέν᾽ εὗρον
οὐδὲν ἐμοὶ χ᾽ ὑμῖν: παίζετε τοὺς μετ᾽ ἐμέ.
Esperanza y tú, Fortuna, un gran saludo [de despedida]:
llegué a puerto; jugad con los que me sigan. [traducción literal]

Y mira qué de referencias y versiones junto al original.

José Luis Sevillano dijo...

Muchas gracias por la aclaración, Ángel Ruiz, y por ese magnífico enlace.

Angel Ruiz dijo...

Glup, me he comido la traducción de la primera mitad del segundo verso: "nada entre vosotros y yo"; es decir, no tenemos mada en común.