viernes, 15 de junio de 2012

Lo mejor del partido

Lo que más me ha alegrado no han sido los goles de España —contaba con ellos—, sino la alegría de la gradas irlandesas, donde nos ganaron por goleada. Teniendo en cuenta que llevan un tiempo intervenidos, qué consuelo ver que hay vida después y no parece que horrible . Veinte mil propios la mar de contentos, a pesar del 4-0. El gol de la consolación fue el de la grada. Y me consoló de veras. Thank you very much.

2 comentarios:

Inmaculada Moreno Hernández dijo...

Sí, sí. A mí, como mujer, acostumbrada al absurdo de los aperreos de muchos varones nacionales (qué traumas, por si un individuo ha dado una patada detrás o delante de una rayita pintada) a mí también encantó ver el comportamiento de las gradas irlandesas... Enhorabuena a los irlandeses (y de rebote, a las irlandesas que conviven con ellos)

Balaverde dijo...

Sí, estarán disfrutando hoy todos de una gloriosa resaca.