lunes, 3 de septiembre de 2012

Inversión

"La riqueza de la vida está hecha de recuerdos olvidados", escribió Cesare Pavese. Si tiene razón, como creo que la tiene, qué espléndido patrimonio mi mala memoria; y qué buena inversión estos dos meses largos en los que no he recogido nada (bueno o malo, quiero decir, buenísimo o tonto) de lo que me pasó, y que todavía recuerdo, aunque ya difusamente. 

3 comentarios:

Ununcuadio Uuq dijo...

Los científicos (menos poetas) lo llaman mecanismo de adaptación: entre nuestros recuerdos suelen predominar los positivos frente a los negativos (selección adaptativa) y tendemos a idealizar lo ausente: el trabajo que ya no se tiene, al cónyuge o amigo fallecido,...
Prefiero la versión poética que la prosaica... ¡Feliz vuelta al cole, y al blogg!

Dal dijo...

Qué bien que vuelvas.

Marcela Duque dijo...

Durante un tiempo, cuando era pequeña, me obsesionaba un poco pensar en algo así. Pensar que en un futuro no me acordaría de nada de lo que estaba viviendo en ese momento, como así, seguramente, ha sido. Qué vivan, pues, esos momentos. Y qué viva septiembre y la vuelta al blogg.