miércoles, 21 de noviembre de 2012

Dos pequeñas reflexiones literocibernéticas


Tuit 
& 
blog

1 comentario:

Gonzalo dijo...

El periódico dice, ay, que mi comentario es demasiado largo. A ver cómo le meto las tijeras, o el pico del pájaro.

El primer intento era este:

Quizá sería interesante (y triste) planteárselo a la inversa... si los recortes no vienen impuestos por el que habla/escribe sino por el que escucha/lee. Si el oyente/lector no tiene ningún interés en enterarse de los detalles, sino únicamente del titular que luego a su vez pueda soltar en otro lado. El orador/escritor termina sabiéndolo y, quizás de manera inconsciente, empieza a recortar lo que sabe inútil.

Yo, que ni tengo pajarito ni me gusta el invento, ya dije en su día, cuando empezó a extenderse, que me parecía la más atinada red para estos tiempos: con exposiciones, reflexiones, discusiones y argumentaciones de 140 caracteres. Si nos fijamos en la vida real sin pajarito, igual hasta sobren...