viernes, 9 de enero de 2015

Escaleras


Al mismo tiempo que Nacho Jáuregui decía en Twitter que no estaba en absoluto de acuerdo con mi artículo, yo estaba --qué casualidad-- acordándome, con la mayor admiración, de una entrada de su blog. Iba yo a comentar en un momento a unos alumnos que para Octavio Paz el lenguaje era la piedra, el mármol, la materia prima. La prosa hacía con el mármol una escalera, la poesía, una estatua. Es una imagen de peso, contundente, de gran valor pedagógico, sin duda, aunque no termina de convencerme. Confina a la prosa a un valor utilitario y a la poesía a uno estético. Fue entonces cuando recordé con admiración la de Jáuregui por las escaleras. Qué bien.

(Ah, y ni decir tiene que alguien esté o no esté de acuerdo con un artículo mío es secundario. Lo muy de agradecer es que lo lea, y entero. Es como las escaleras: a veces se suben, a veces se bajan.)