domingo, 4 de enero de 2015

La aventura del orden


Estas navidades estoy viviendo muy intensamente la sensación que la realidad se estructura por capas. Estoy viendo una serie, por orden del dueño de mi periódico, llena de dragones y cosas así, que sería el equivalente de los libros de caballerías que quemaron en el patio los amigos de don Quijote. Luego, recién saliendo de la ficción, están varios encargos literarios muy retrasados, valga la redundancia. Después los niños y la vida de familia, más intensa que nunca. Y por último, el borde del misterio, al que la Navidad nos aboca y adonde el Portal nos invita a entrar. Mantener el equilibrio entre esas capas de realidad (de menos a más) es una aventura fascinante: la aventura del orden. 


3 comentarios:

Aurora Pimentel dijo...

El orden tiene mala prensa, es como si fuera un tipo antipático y estricto, un amargado. Para mí es un suelo y un techo. Sin él, un caos.

Adaldrida dijo...

Pufff el orden. Es lo único que tengo que decir sobre ese tema :)

A. Nónimo dijo...

Orden y concierto. Yo soy más de concierto, qué quieres que te diga. Donde esté la música...