miércoles, 7 de septiembre de 2016

Antes y después, y yo, en medio


Ayer tenía tanto lío en el trabajo y por mi casa y en el cole de los niños, que mandé mi artículo sin echar ni un mínimo vistazo a las últimas noticias, como suelo. Resultado: en mitad de la reunión de los padres del colegio de mis hijos, me llamó mi jefe de opinión a decirme que Soria había sido renunciado. Tenía que cambiar el artículo; también tenía que hablar al final de la reunión de padres, como había quedado con la profe, y tenía que volver al IES, además de contestar a otras llamadas de amigos, que se iban acumulando.

Interrumpí la reunión de padres y dije lo mío antes de que me tocase. Corrí al IES, y mandé el remedado artículo. Uf.

Pero ay. En el Diario de Cádiz no cogieron la versión modernizada (por mi grandísima culpa, que lo mandé sólo al jefe, que está en Sevilla), aunque en los otros periódicos del grupo, sí.

Es una vergüenza gaditana para mí y mi seguimiento de la actualidad, pero tiene cierta curiosidad. Aquí como quedó después, aquí como estaba antes. Desgarrado, en medio, yo, que no os diré como quedé anoche para no ponerme muy gore.