martes, 22 de noviembre de 2016

La listez y la tontez


Aconsejé a mis hijos que se aprendiesen de memoria este aforismo de Nicolás Gómez Dávila, de inmensa utilidad: "La inteligencia aísla; la estupidez congrega". Quique, como no escribe, tuvo que confiar en su memoria y en su comprensión. Por la noche me lo repitió: "La listez isla; la tontez agrega", que está muy bien. Carmen decidió tomarme apuntes: 



Luego nos pusimos a ver Como gustéis en la versión de Kenneth Branagh. Y Carmen, como hago yo, siguió con los apuntes. Fueron iluminadores, porque le llamó mucho la atención cuando le preguntan a Orlando qué hace y este responde a su hermano mayor: "Nada, porque nada me habéis enseñado". Yo no habría caído, pero tiene razón Carmen en subrayarlo. Es un toque de atención a los educadores y, sobre todo, a los padres y también a los hermanos mayores. El nihilismo es un problema de educación.

Luego le encantó la palabra "Fidelidad", como a mí, y me encantó que le encantara. Y me vio tan encantado, que apuntó a renglón seguido su frase preferida, que resultó que ser: "Cada uno en su casa, y Dios en la de todos". No pude estar más de acuerdo. Era mi cita de Nicolás Gómez Dávila, pero muy mejorada por la caridad. Y esa misantropía debe de correr en la sangre, pues la casa de mis padres se llama "Cal y canto", fíjense.