jueves, 24 de noviembre de 2016

Qué gran noticia


La historia parece imaginada por el  hijo de John Shakespeare. ¡Qué gran tipo tuvo que ser el padre de Hamlet, digo, de Shakespeare! John, por culpa de su cargo, era el encargado de cargarse las imágenes sagradas, según prescripción real, pero él las escondió cuidadosamente, como hace su hijo en las obras, ni más y menos.  Y cuatrocientos cincuenta años han aguantado ahí debajo, esperándonos, sin perder el color ni la sonrisa. Qué maravilla. A disfrutarlas.









2 comentarios:

Pipo dijo...

Rascando un poco el enlucido, aparece viva y colorista la Old merry England.

Enrique García-Máiquez dijo...

No se podía decir mejor, Pipo.